Conducir sin salir de la autoescuela. ¿Te parece imposible? Si te estás sacando el carnet, un simulador para aprender a conducir es una manera de descubrir qué sentirás cuando salgas con el vehículo a la carretera. Este método es muy realista y te ayuda a repasar las señales de tráfico y la normativa que necesitas dominar para superar el examen. Tendrás la sensación de estar paseando por tu ciudad y hasta perderás los nervios después de una sesión.

¿Qué es un simulador para aprender a conducir?

Se trata de un sistema informático que imita un escenario y unas condiciones determinadas para que puedas tener una experiencia de conducción lo más real posible. Por eso, aunque no estarás ni en la calle ni en el coche de prácticas de la autoescuela, podrás mejorar tus habilidades de conducción desde la primera sesión.

Con un simulador para aprender a conducir no tienes que imaginarte en una carretera real porque directamente, te sentirás ahí y, aunque puede parecer que es un juego, nada más lejos de la realidad.

Te lo pasarás bien y disfrutarás durante la sesión, eso es así. Sin embargo, no olvidemos que el objetivo de un simulador es que aprendas a conducir, por lo que deberás estar totalmente concentrado y preparado para superar los retos que te plantea el programa, como por ejemplo los aparcamientos.

La realidad virtual también ha llegado a las autoescuelas y ha superado todas las expectativas. La experiencia de probar un simulador de tráfico es algo que no deberías perderte. 

¿Qué ventajas tiene un simulador para aprender a conducir?

Sacarte el carnet de coche de una forma diferente, única e innovadora es posible si vienes a Racc Starter. Estos son los principales beneficios del simulador de nuestra autoescuela:

Repetir escenarios para mejorar

Aprender a conducir puede ser diferente según la ciudad y es que no todas tienen los mismos escenarios de tráfico. Algunas cuentan con más rotondas y otras, sin embargo, con más cuestas pero con un simulador, puedes ensayar tu conducción en todo tipo de situaciones para estar preparado el día del examen. Además, las puedes repetir tantas veces como quieras. Así, irás a examinarte después de haberte puesto a prueba en todos los niveles.

También debes leer: Cómo circular en una rotonda, ¡te damos las claves!

Conoce qué es el simulador de prácticas para aprender a conducir

Hacer un seguimiento objetivo

Con este método, puedes registrar con mayor precisión los errores e incluso verlos en repetición posteriormente para analizar exactamente qué ha pasado. También puedes tener gráficas en la pantalla para comprobar tu evolución. En ningún momento dejarás de tener la valoración de tu profesor pero el simulador te ofrece un feedback complementario muy útil. El hecho de que todo sea visual es una de las grandes ventajas.

La idea no es escoger entre simulador para aprender a conducir o clases en la vida real. Lo mejor es combinar ambos métodos y adaptar la formación a tus necesidades.

Maniobras en directo

Cuando estás en el coche de prácticas, el profesor es el copiloto y lo normal es que te explique las distintas maniobras pero que seas tú quien las ejecute. Sin embargo, con el simulador, el profesor puede sentarse delante del volante y demostrártelo antes de que lo hagas tú. De esta forma, lo verás más claro.

Seguridad y confianza

Si los nervios no te impiden disfrutar del aprendizaje, este sistema te puede ayudar mucho. Déjate llevar, siéntate en el simulador y empieza a sentir la magia de la conducción. Está demostrado: saber que el escenario no es real ayuda mucho a relajarte y a concentrarte en lo que estás aprendiendo.

Nuestro simulador para aprender a conducir te está esperando

¿Sabías que existía este método? ¿Te gustaría probarlo? A los Starters les encanta utilizar el simulador para aprender a conducir. Sácate el carnet de coche con nosotros y tú mismo descubrirás el motivo. ¡Es tu momento!